a

Sin lugar

Sin lugar

“Aplaudan aplaudan, no dejen de aplaudir, Gareca tiene cáncer se tiene que morir”. Gareca está en River, después de haber sido el centro durante tres años en Boca. Con los xeneizes metió 65 goles en 114 partidos y junto con Ruggeri pintaban para grandes cosas. Ídolos para ser exactos. Pero en la interna se manejaban mal las cosas, las camisetas se pintaban con plumón y los jugadores llegaron a 8 meses sin cobrar. En los años 80 la rebeldía se llevaba como bandera, fue entonces cuando el ‘Flaco’ y el ‘Cabezón’ organizaron una huelga de jugadores que los llevó a una ruptura con el club, que los llevó a dar un paso a la vereda del frente.

Ricardo vivió Boca desde los 11, desde los potreros, hincha confeso y disruptivo, su paso a River fue un golpe para la hinchada, algunos blogs lo llaman el segundo traidor. Los códigos en el fútbol argentino no tienen hojas de borrador.

Con tremenda presión en cancha el ‘Flaco’ tiene que cumplir contrato, juega tres meses con amenazas y aprovecha una oferta del América de Cali para mudarse a Colombia. Ruggeri sin esa misma suerte se quedó y le quemaron la casa.

Traicionera – Gareca feat Ruggeri

Conquista dos títulos con el América de Cali, gana una Sudamericana con Independiente, los hinchas de River y Boca lo putean en su presentación con la selección de Menotti, mete el gol que lleva a Argentina al mundial del 86, no lo llevan a México, no da el gran salto como futbolista, no se siente como en casa.

Es el año 97 y Ricardo está en la cancha pero ahora como técnico, desaliñado pero con camisa dirige San Martín de Tucumán, se arma un gran plantel, se pelea todo, golea a su clásico rival, Belgrano, por cinco goles a cero, asciende a Primera y ganó la Copa Conmebol, se hablaba del “Cordoba de Gareca”.

Con este gran primer resultado y siendo considerado ídolo en San Martín, se va en búsqueda de retos. Impetuoso da el paso a  Independiente, Colon, Quilmes y Argentino Juniors, todos con resultados que no colman las expectativas ni llegan a lo logrado en Tucumán.

Pasa por la U donde armó un equipo fuerte y competitivo encabezado por ‘el Vagón’ Hurtado, Rainer, Candelo, Donny Neyra y Galván. Ganó el Clausura, lo quiso la mitad del Perú y luego el equipo decayó, no se logró llegar al play off y vuelve a Argentina.

Confeso amor por Donny Neyra

Tal vez su lugar era Velez. Gareca gana casi todo con El Fortín, desde el título del 2009 al ‘Huaracan’ de Cappa, a conquistar cinco títulos hasta el 2013, pasando por ser semifinalista en la Libertadores y Sudamericana.  El tiempo iba curtiendo al mejor Ricardo, una estrella de Rock que se paseaba por Liniers. Sin embargo tampoco es suficiente, porque nunca es suficiente y enrumba a Brasil a probar suerte, como mochilero de 20 años sin saber el idioma ni lo que depare el futuro inmediato.

Un año más tarde, en el 2014 Rcardo es echado del Palmeiras. Ha perdido 8 de 13 partidos. Dejó al equipo en zona de descenso o el equipo lo dejó a él. La torcida se le pone en contra y vuelve a vivir el aplastante momento que vivía en River, en Boca, en la presión que genera estar en la boca del lobo.

Hoy no es Liniers, ni Tucumán, hoy es el Perú que le dio la oportunidad. Selección chica, hay que decirlo, pero con la capacidad de redimir o quemar entrenadores. Su nombre ya está escrito en la historia, el país lo quiere pero sobre todo confían en su capacidad, en su trabajo y en su silencio. La historia de el Flaco tendrá más capítulos y es muy probable que tampoco se quede por mucho tiempo, mientras tanto Ricardo tiene un hogar en el cariño de la gente.

 

Comentarios

Compartir:
Califica este post

admin@pasedeldesprecio.com

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.