a
InicioDestacadoSebastián Méndez, de lo que embrutece a lo que aclara

Sebastián Méndez, de lo que embrutece a lo que aclara

Sebastián Méndez, de lo que embrutece a lo que aclara

Mientras el Parlamento de Israel aprobó hace tres días la ley que define al país como “Estado nación del pueblo judío” -una norma discriminatoria que cercena derechos civiles-, existen otras historias, mínimas quizás, pero vinculadas con esa noticia . Por ejemplo la de Sebastián Méndez, ex zaguero central de Vélez y San Lorenzo, entre otros clubes, hoy DT de Palestino de Chile luego de pasos por distintas instituciones de Primera División y el ascenso argentino. Aguerrido, temperamental, Méndez protagonizó un hecho recordado en la Libertadores 2008 cuando le propinó una patada por la espalda a Radamel Falcao, delantero de River, en tren de hacer justicia frente a una maniobra desleal del colombiano que le provocó una fractura. Esa acción, y algunas otras menos alevosas, marcarían su carrera: su ira como venganza, su ira como padecimiento.

Como técnico, y ya maduro con sus 41 años a cuestas, se advierten otras cualidades. En una entrevista concedida al diario La Nación, en enero de 2017, dejó una frase inquietante: “El fútbol, con el tiempo, te embrutece”. Allí, no sólo se aleja de colegas de su edad que se presentan como admiradores de Marcelo Bielsa, en clave de curriculum vitae, sino también denuncia las componendas detrás del fútbol y, más interesante aún, razona aludiendo a ideas y personajes que van desde el psicoanálisis, Dostoievsky, Tolstoi hasta la serie animada South Park.

Ahora, el diario La Tercera de Chile ofrece un reciente reportaje, en el cual Méndez va mucho más allá. Entonces, respondiendo a la consulta del periodista sobre si se considera un gran lector, el ex defensor dice, sin pose de ningún tipo: “Me gusta Nietzsche y me gustó Saramago siempre, su historia de vida. Me gusta la gente interesante o los que yo considero interesantes. Cortázar, Borges… aunque es difícil leer a Borges. Y luego los escritores malditos; Capote, Hemingway, John Dos Passos, Henry Miller”. Pero acaso lo más importante viene después, promediando la entrevista. Porque Méndez dirige hoy al Palestino, el club sudamericano que representa a la comunidad de un país sometido al genocidio del Estado de Israel.

¿Es un hombre político?
– Sí. De izquierda.

Palestino es un equipo con conciencia política. ¿Influyó también eso en su decisión?
– Fue importante porque me gusta involucrarme. Me gusta saber a quién dirijo. Por mi formación y mi ideología (..) Si alguien me pregunta si tengo una orientación política, sí, claro que la tengo. Vengo de una familia de clase media-baja y jamás podría ser un tipo de derecha. Yo fui empleado siempre y mi padre igual, nunca pudo tener su panadería, siempre la alquiló.

El que responde es Méndez, sin subrayados, de frente. Sin temores. Acaso un bálsamo frente a tanta cháchara y tantos demonios que se ciernen sobre los que se animan a enfrentar, desde el lugar que pueden, las injusticias que el mundo no cesa de producir.

Redacción: @pprovitilo

Compartir:
Sin Comentarios

Deja un comentario

Califica este post

admin@pasedeldesprecio.com