a
InicioDestacadoNo olvidar, para no repetir

No olvidar, para no repetir

No olvidar, para no repetir

No podemos darnos el lujo, nuevamente, de incurrir en el mismo error de las eliminatorias para el mundial de Francia 1998. Como dice esa frase que citan hasta el cansancio en los colegios: “los pueblos que olvidan su historia están condenados a repetirla”.

(?)

Luego del fallo del TAS, acompañado de un triunfo impensado en Ecuador, la selección no solo regresó a la vida sino que se metió fuertemente en la pelea por la clasificación a la Copa del Mundo de Rusia 2018. A falta de dos fechas, la actual situación nos invita a remembrar el año 1997, cuando Perú ocupó exactamente la misma posición: el cuarto puesto. Además, el rival directo para ese cupo era Chile, que estaba tres puntos abajo nuestro.

En ese ínterin también existía una desmedida sensación de triunfalismo: para la gente, prácticamente estábamos clasificados a Francia 98, y la prensa ruin, se aprovechó de ello para alimentar aún más esos excesivos aires de exitismo. Lo primero que pasó fue que trataron de limpiar rápidamente la campaña anti-Oblitas, un técnico que no era del agrado de los medios de comunicación y al que le habían puesto la cruz ni bien arrancada la eliminatoria. Con Gareca no se han manejado las cosas así, su perfil bajo ayudó a que la prensa se distrajera en los jugadores más mediáticos como Jefferson Farfán, Paolo Guerrero, Juan Vargas y Claudio Pizarro, siendo el primero el más solicitado por los programas de espectáculos debido a su incontrolable vida pública.

Las críticas más ácidas al Richard se guiaron, más que por una antipatía, a causa de sus groseros errores en partidos ganables como contra Chile en Lima (3-4) cuando, por ejemplo, no le da la indicación a Gallese de que había un jugador un menos y el arquero sacó rápido, lo que produjo un gol de la visita. O como el empate ante Venezuela en Lima porque el entrenador demoró en hacer los cambios cuando era evidente que algunos seleccionados no estaban rindiendo, ni bien comenzado el segundo tiempo. También estaba la presión por sacar adelante estos dos partidos contra Bolivia y Ecuador gracias al envión anímico que representaba haber conseguido los puntos en mesa por el ‘NelsonCabreragate’.

Take another little piece of my heart now, baby

Volviendo a las similitudes con el 97, a Oblitas le criticaban todo, por ejemplo, el tema de “las vacas sagradas”, es decir jugadores que eran intocables en su grupo. Quizás esa experiencia le sirvió para aconsejar a Gareca que debía separar a Farfán, Zambrano, Pizarro, Advíncula y Vargas, jugadores que habían mostrado actitudes ‘argollerescas’ (sic) inclusive dentro de la cancha (en el partido con Venezuela algunos de ellos ni se la daban a Ruidíaz o Flores, quienes finalmente, por mérito propio, ayudaron a empatar el marcador). Tampoco está de más decir que al “Ciego” lo mataron desde la fecha 1 tras la goleada recibida por 4-1 en Guayaquil.

Después de ganarle a Uruguay en aquel recordado partido donde lo volteamos con goles de Carty y Palacios, todo el Perú comenzó a creerse el cuento de que ya no faltaba nada para estar adentro del Mundial. No era tan difícil tampoco caer, considerando que, en la fecha 16, Chile venía por debajo de la blaquirroja en el quinto lugar y nosotros veníamos de remontarle un resultado a la celeste de Recoba y Bengoechea. El jardín anímico (Mosquera dixit) estaba resplandeciente con mariposas revoloteando alrededor de las flores. Sin embargo, la fecha siguiente pasó, para muchos, la situación más desoladora en la historia de nuestro fútbol. Caímos goleados y humillados a manos del país al que nunca queremos agacharle la cabeza. Ese 4-0 en Santiago nos destruyó anímicamente durante años. Solo quedaba una fecha y Chile se clasificó contando con los mismos puntos que Perú (25 unidades) pero con una diferencia de goles de 14 frente al -1 que nos dejó esa nefasta tabla de posiciones.

Hoy, otra vez, nos encontramos a falta de dos fechas en el cuarto lugar con la posibilidad latente de ir al Mundial y romper esa racha de mierda que pareciera nunca terminar. Otra vez, también, nos toca una selección con un jugador top como Messi  (en Chile tenían a Salas que terminó como uno de los máximos anotadores de aquella eliminatoria) que no nos va a regalar nada. Los argentinos se juegan la vida y Chile recibe a una Ecuador decadente. Todo es muy de pronóstico reservado, señores.

Las similitudes, así como las diferencias son múltiples, pero de todas maneras siempre es bueno hacer un repaso por lo que pasó, sobre todo en una circunstancia como esta donde la historia marca que debemos estar alertas, tomar mesura y evitar por la razón que fuere el triunfalismo. Nuestro técnico es cabalero, al menos, desde donde podamos démosle una mano con eso.

La youtubeada del dolor 

Comentarios

Compartir:
Califica este post

<p>CEO del sitio. Licenciado en Comunicación Social. Antes solía mandarse 1500 posts en tiempo récord, pero desde que descubrió Xvideos su rendimiento se vino abajo, como su situación amorosa (?). Esperemos que algún día consiga novia o amante, su mano izquierda y el resto del staff se lo agradeceremos.</p>

elpelusa@pasedeldesprecio.com

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.