a
InicioDestacadoMás falso que el cuarto de Ciurlizza

Más falso que el cuarto de Ciurlizza

Más falso que el cuarto de Ciurlizza

Son los explosivos (?) años noventa, en la tele hay gente lamiéndose las axilas y cómicos haciendo reír con el humor más chabacano posible, los kioskos tenían más potos que noticias y un sujeto manejaba el Perú desde su sala.

Fue casi arañando el 2000 donde pudimos tener algo de reconocimiento afuera con la campaña de Perú para Francia 98’ y la final de Libertadores de Cristal en el 97’, tocamos con las uñas la gloria para luego recordar que somos peruanos (?) y que en las letras chicas dice que debemos sufrir siempre.

Traiciones, moneda común de los 90

En esos años donde Reynoso, Solano, Palacios y Del Solar se hacían un nombre internacionalmente y mientras surgían jugadores que con el tiempo llevarían el apodo (mal llevado) de fantásticos. Entraría discretamente, específicamente en el 93’, Marko Ciurlizza a tienda crema, con quince añitos, para tres años después debutar en el primer equipo de la mano del técnico argentino Eduardo Luján Manera.

Ciurlizzita se hizo tricampeón en el 98, 99, 00, la Trinchera lo quería y aunque bordeaba los 23 todavía le pedían el DNI para entrar a discotecas. Todo era felicidad hasta que Karina dejó a Timoteo para irse a Frecuencia Latina. En ese momento cambió el Perú.

Ni olvido ni perdón

Le decían el ‘Tigre’ y pintaba como promesa. Existe una portada del gráfico en un clásico que la U le gana a Alianza dos por cero, Ciurlizza es portada (!) gritando el gol, sacando la pelota de la red, pero como todo en los noventa, era una vil mentira. Según Marko, era hincha blaquiazul desde chiquito, se hizo el sueco todos esos años para mostrarse y logró su cometido, aunque le tenga que gritar un gol al equipo de sus amores. Junto con esta imagen vinieron reportajes como el de la portada del post. Sentado en su cama con los posters de la trinchera, del equipo y el cuadro de un jugador crema. Alta producción de la revista, o alta mentira.

Que la cuenten como quieran (?)

Lo que vino lo conocemos, Ciurlizza ficha en el 2001 con alianza y junto a Esidio se van a Matute, en los clásicos, según cuenta Marko, le aventaban billetes con su cara y la de Eduardo (Caramelo Mode OFF), ese día, en su primer clásico empatan a dos por lado, pero a fin de año se iría con el sabor a victoria, Roverano se consagraría tapando penales en Cusco frente a Cienciano. Ciurlizza daría una vuelta más en su carrera.

Esta carta trampa (?) que usan algunos jugadores para irse al equipo rival es poco común, pero de igual forma nos divide a nosotros, los hinchas, en dos bandos, están los que prefieren a los jugadores que son hinchas de el equipo en el que juegan, puristas que no aceptarían tener otro Ciurlizza en el campo y en el otro bando los que no les importa si es hincha del equipo rival, mientras se desempeñe bien y cumpla a cabalidad lo que se le pide. Un saludo a Alberto Rodriguez.

Comentarios

Compartir:
Califica este post

<p>Pensábamos que era una cuenta fake de Twitter hasta que lo conocimos en persona. Igual sostenemos la teoría de que él maneja todas las cuentas fake de la tuitósfera. Es la joven promesa de este sitcom y además suma en la bolsa de minutos. Estudiante, practicante, hijo, hermano, tres pelos (?), redactor y panelista en #RadioPDD</p>

diegocanales@pasedeldesprecio.com

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.