a
InicioNacionalLas otras consecuencias

Las otras consecuencias

Las otras consecuencias

El finado Constantino Carvallo, uno de los educadores más importantes que tuvo el país en los últimos tiempos, asumió como gran objetivo involucrarse de lleno en el fútbol para devolverle la autoestima al jugador. Educarlo, protegerlo y formar a los ídolos del futuro. Precisamente recibió a dos bajo su tutela: Paolo Guerrero y Jefferson Farfán. Hoy futbolistas exitosos que son admirados por niños que sueñan algún día llegar a ser como ellos.

Nos ponemos de pie

Gracias por tanto, perdón por tan poco

Siempre es importante tanto la psicología como la educación. A Maradona en 1995 lo condecoraron como ‘Maestro Inspirador de los Sueños de Oxford’.  Aquella vez tiró una frase para enmarcar: “Pido un espacio en la sociedad donde los futbolistas no seamos tildados de ignorantes”.

Y no solo eso, no solo al futbolista se lo tilda de ignorante, si vamos más allá entendemos que es una cuestión social. Por ejemplo Constantino pudo analizar que la situación del fútbol peruano y sus fracasos es más profunda que tan solo lo deportivo o institucional. Existe este testimonio que resulta valiosísimo:

“Entraba en Larcomar con unos chicos del Alianza Lima, negros, cholos, mestizos, cuando veo que el vigilante los detiene y los expulsa del dichoso lugar. Tuve que intervenir y los dejaron entrar porque estaban conmigo. Más tarde, en una tienda de discos, me separo de ellos para buscar unos CDs y veo a lo lejos cómo se les acerca el vendedor para indicarles que se retiren. La pobreza no es el único dolor que deben enfrentar, quizá ni siquiera sea el fundamental. Es ese desprecio diario del que no tenemos noticia, que no aparece en ningún documento, que se quiere obviar aún en los medios más progresistas.
Después, sobre el verde césped, les pedimos triunfos, goles, coraje. Acaso su venganza sea la derrota, la frustración del espectador, y obtengan en ese fracaso una ganancia, una revancha contra la marginación que padecen”.

Afuera de las canchas de fútbol también pasan cosas que terminan reflejándose en el resultado. ¿Ganar para hacer feliz a quién? ¿Sudar la camiseta por quiénes? Todo ese resentimiento es observable y compresible si lo desmenuzamos minuciosamente. Seguramente veremos como el blanco hincha por Pizarro, mientras el cholo o mestizo lo desprecia, veremos al negro hinchar por Advíncula o Farfán, mientras el blanco o el cholo le pide ‘huevos’ y finalmente veremos al cholo hinchar por Ávila o Retamoso, mientras el negro y el blanco no le reconocen su entrega. Dentro de la selección misma coexisten subnaciones volátiles que por ahí Gareca o el Profe Córdoba (?) podrían solucionar intentando concatenar la brecha un poco, mas no unificándola del todo.

El sociólogo Gonzalo Portocarrero manifestaba que aún “seguimos siendo una sociedad colonial” evidenciada en lo que expresa Constantino Carvallo.  Quizás alguno de esos chicos que fue víctima de discriminación en Larcomar sea crack y años después regrese convertido en una figura pública importante con millones en el banco militando en  un club europeo. Seguramente, cuando ingrese a alguna discoteca del local miraflorino, toda la gente le pedirá fotos y querrá estar cerca de él. Vivimos en una sociedad donde súbitamente la plata te ‘blanquea’ y es, lamentablemente, una de las pocas fuentes de homogeneización social, indistintamente de la raza.

De la Conquista para acá pasaron varios años y no hemos mejorado mucho, aún convivimos dentro de una sociedad que sigue fragmentada donde, por supuesto, nuestros errores sociales también se pagan en una cancha de fútbol.

Comentarios

Compartir:
Califica este post

CEO del sitio. Licenciado en Comunicación Social. Antes solía mandarse 1500 posts en tiempo récord, pero desde que descubrió Xvideos su rendimiento se vino abajo, como su situación amorosa (?). Esperemos que algún día consiga novia o amante, su mano izquierda y el resto del staff se lo agradeceremos.

elpelusa@pasedeldesprecio.com

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.