a
InicioDestacadoHéroes anónimos

Héroes anónimos

Héroes anónimos

El miércoles pasado luego de la épica remontada (no pondremos nada tachado porque muy faltoso (?)) del Barcelona al Paris Saint Cristal Germain Carty, la mayoría de portadas mostraron las celebraciones de Messi, las cámaras a Neymar por ser la figura del partido, las jugadas de penal; y la mayoría se olvidó de un gran detalle: Sergi Roberto. El canterano defensor del Barça hizo el gol de la clasificación, el gol más agónico tal vez en la historia del fútbol (sorry, Fano (?)), cumpliendo su sueño al pasar a la historia del club que ha amado siempre. Un jugador poco valorado y que merecía tener más atención luego de, la que suponemos, fue la mejor noche de su vida.

Vio a Fano contra Argentina, Sergi

Este es un pequeño recuento de otros 2 casos similares, 2 héroes silenciosos, 2 suplentes que también trabajaron sigilosamente para lograr ser artífices de jornadas épicas, y que no se les destacó con la debida importancia. Pero quedarán grabadas sus memorables hazañas en los momentos justos, y en los mejores recuerdos de los millones que amamos este deporte.

Ole Gunnar Solksjaer – Manchester United

Final de Champions League 1999 entre Bayern München vs Manchester United. Otra de las remontadas históricas en el fútbol. Todo empezó así: el cuadro alemán adelantó el marcador apenas a los 5 minutos. El resto del partido fue un monólogo del elenco muniqués, siguió manejando el encuentro con situaciones claras de gol, tapando a los veloces delanteros ingleses y a la figura del Manchester, David Beckham. Ante la abrumadora superioridad alemana, Ferguson metió al suplente Teddy Sheringham para que ganara por arriba y además que los centros de Beckham tuvieran un receptor fijo, pero no significó mucho peligro pues seguían sin llegar al arco. En el minuto 85’ ingresó otro de los habituales suplentes: Ole Gunnar Solskjær. El noruego entró embalado y generó el primer remate a portería de todo el partido para “los diablos rojos”. Parecía que no alcanzaba, ya se habían cumplido los 90’ y el partido agonizaba, hasta que en un rebote luego de un córner, Sheringham la empuja y anota el empate milagroso. La prórroga ya era una realidad, pero en el último segundo del partido llegó el delirio. Beckham sacó otro córner que Sheringham bajó al suelo y de entre la multitud surgió la figura de  Solskjær para clavarle la puñalada decisiva al Bayern. Manchester se consagró campeón en un final de película.

Un crack el hijo de Eddie Fleischman

Todos hablaron de Ferguson, de la consagración del joven David Beckham, de los goles de Yorke y Cole; pero el verdadero gestor de la final más legendaria de la historia de Champions fue Solskjær, el noruego que saltó desde el banco para convertirse en Guevgeozián (?) y hacernos gritar un gol épico a todos los fanáticos del fútbol.

El buen Ole Gunnar se retiró del fútbol debido a las reiteradas lesiones en el año 2007, posteriormente dirigió en las menores del elenco inglés pero después fue olvidado por el club y los hinchas. Envejeció, vino de viaje a Perú y se enamoró de la Flor de Huaraz, su actual esposa (?).

(?)

Éder – Portugal

Delantero de origen bisauguineano nacionalizado portugués, un jugador regularón de la primera división francesa. Fue convocado por el cuadro luso en el año 2012 con 24 años. Siempre fue suplente, ingresaba cada vez que lo decidía el entrenador de turno. Con atacantes como Helder Postiga y Hugo Almeida, era muy difícil ser titular. Para la Eurocopa de 2016 volvió a ser convocado, entraba a jugar en los últimos minutos de casi todos los partidos. La estrella del equipo era Ronaldo, que los hacía pasar todas las fases. Portugal llegó hasta la final, parecía que la ganaba por primera vez, hasta que ocurrió un hecho fatídico: Cristiano sufrió un golpe en la rodilla y tuvo que salir de la cancha, para el dolor de los fanáticos lusitanos y de su novio marroquí. A pesar de contar sin su figura, Portugal le dio pelea a Francia que jugaba de local y mantuvo el 0-0 en los 90’. Parecía que el encuentro se iba hasta los penales, hasta que en tiempo suplementario ingresó el siempre suplente Éder, el que metían para hacer hora (?); y el delantero en una de sus primeras intervenciones mandó el balón al fondo con un remate desde fuera del área.

 

Golazo. Lo que no lograron ni Figo, ni Rui Costa, ni Eusebio, lo estaba consiguiendo él: darle el primer título de su historia para Portugal. Así fue, acabaron los 120 minutos de sufrimiento, y con los huevos de Éder (?) se coronaron campeones. Mientras todas las cámaras del mundo enfocaban a el figureti de Ronaldo, el buen Éder saboreaba silenciosamente el histórico triunfo. El delantero que siempre vivía en el banquillo, ese día se convirtió en el héroe de toda una nación.

Nos hueveamos de foto

Comentarios

Compartir:
Califica este post
Autor

<p>Cuando descubrió que tenía talento para trolear comenzó a robar con eso. Refugiado de Twitter y altanero del teclado. Su llegada a esta web se hizo por Ali Baba (?).</p>

jp@pasedeldesprecio.com

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.