a
InicioDestacadoFue ayer y sí me acuerdo: Carlos ‘Kukín’ Flores

Fue ayer y sí me acuerdo: Carlos ‘Kukín’ Flores

Fue ayer y sí me acuerdo: Carlos ‘Kukín’ Flores

El extraño mundo de ‘Kukín’

Carlos Flores Murillo, o simplemente ‘Kukín’, nació un 04 de agosto de 1974 en el Callao, en una época más feliz para el fútbol peruano y en la que quedarse fuera del Mundial, era más sorpresa que costumbre.

Digno heredero del fútbol que nos hizo celebrar antes y ahora no, mostró su talento desde muy pequeño en la Academia Cantolao, lugar donde se ganó el apelativo de ‘Kukín’. Eso último porque cuenta la leyenda y también ‘Chalaca’ Gonzales que era tan espeso que un día en el que nadie quiso jugar ping-pong con él, terminó jugando solo y al final se mechó con él mismo por un punto polémico (?). Un loco de mierda y fuera de serie, queda claro.

'Derechos pueden usar la otra, nosotros solo una pero como ésa ninguna' Rivelinho, dixit

‘Derechos pueden usar la otra, nosotros solo una pero como ésa ninguna’ Rivelinho, dixit

Las crónicas kukineanas también revelan que alguna vez fue contratado por el Metz de Francia (el mismo que se llevó al ‘Avión’ Corrales y al ‘Zorrito’ Aguirre (!)) a los dieciséis años debido a sus notables actuaciones con el Cantolao en los diversos torneos internaciones que disputó, pero para demostrar que Reimond Manco no inventó absolutamente nada, se regresó al Callao porque se puso a extrañar a la pípol y porque el Callao es uno solo. No nos hagamos los locos (?).

Es así que habiendo desechado su primera gran oportunidad, debutaría en el fútbol de la Primera División peruana, defendiendo a su equipo de toda la vida, el Sport Boys del Callao, un 04 de septiembre de 1991, con diecisiete años cumpliditos, y formaría parte del plantel que se quedaba con el subcampeonato de ese mismo año consiguiendo así la clasificación a la Copa Libertadores de 1992. En aquella competición, se haría conocido por un espectacular partido ante el, por aquel entonces, poderoso, millonario e investigado Atlético Nacional de Medellín, que terminaría empatado a dos goles, contando incluso con una anotación en su haber pero ni así conseguirían un decoroso papel puesto que terminarían recibiendo una goleada de seis goles como locales a manos del mismo equipo que se cobró la revancha en exceso y no pasarían de ronda. La mística de las historias cortas peruanas de ayer y hoy.

'Qué fácil sería si al nacer uno pudiera identificar la diferencia entre pasión y talento. Es la misma diferencia que existe entre un hincha y un crack, entre adorar y ser adorado.' De Rudo y Cursi

‘Qué fácil sería si al nacer uno pudiera identificar la diferencia entre pasión y talento. Es la misma diferencia que existe entre un hincha y un crack, entre adorar y ser adorado.’ De Rudo y Cursi

Tras ese suceso, seguiría jugando por el Sport Boys, regalando buenas actuaciones, algún gol olímpico, discusiones con el comando técnico y una patada al ‘Churre’ Hinostroza que se convirtió en una jugada de culto para futuras generaciones. En el año 1995, sería fichado por Universitario de Deportes, consiguiendo solo un doblete ante Juan Aurich, la única vez que pudo demostrar su fútbol, pero no llegó a adaptarse por inconvenientes con los referentes del grupo, llámense Roberto Martínez y el ‘Puma’ Carranza. Porque talentoso siempre fue y díscolo, también. Luego, se iría al San Agustín que daba sus últimos manotazos de ahogado en la liga profesional para finalmente emigrar al fútbol árabe. A un equipo que seguramente ni el propio ‘Kukín’ podía pronunciar.

Sería recién en el año 1998, que Kukín volvería a la Rosada de su vida y como tenía que ser, lideraría al último gran equipo chalaco que estuvo a nada de ser campeón. Fueron los mejores de la temporada pero por el modelo de torneo, solo consiguieron disputar su acceso a la actualmente inexistente Copa Conmebol, derrotados por Alianza Lima en partidos de ida y vuelta y opacados por la Navidad (?).

Habiendo competido a gran nivel y finalizado un buen torneo con la malla rosada, nos referimos al Apertura de 1998, aprovecharía el éxodo multitudinario por el que atravesó el fútbol peruano durante los años 1998 y 1999, llegando al Aris Salónica de Grecia. Es así que junto a César ‘Tengo una foto con Ronaldo’ Rosales, Paul ‘El Increíble Gol’ Cominges, Juan ‘Matusalem’ Bazalar y hasta Frank ‘Chalaquero’ Ruiz, los peruanos se apoderaban de una liga griega siendo seguramente los causantes del título conseguido años más tarde en Portugal, aunque no podemos asegurar nada (?). No está de más decir que quizás éste haya sido su mejor año en el fútbol profesional, alcanzando incluso a jugar por #LaSelesión en suelo holandés frente al equipo de Frank Rijkaard que por aquel entonces se preparaba para su Euro compartida con Bélgica, en el año 2000. No tuvo una gran performance pero arrancó de titular, lo marcó Edgar Davids y jugó con el cuello levantado. Datos importantes, que le llaman.

'Kukín' y dos de naranja (?)

‘Kukín’ y dos de naranja (?)

Después de haber mostrado su fútbol en Grecia, retornaría al Perú, exactamente al Alianza Lima que regalaba fútbol y goles de la mano de Waldir Sáenz, Tressor Moreno y el finado Sandro Baylón, ganando con ellos el título del Torneo Clausura 1999 de la mano de Jorge Luis Pinto aunque gran parte del crédito lo fue también para el ‘Peinadito’ Ospina, quien años después lo llevaría al Deportivo Pereyra de Colombia. La cuestión es que tras la final con la U, que terminarían ganando los cremas, ‘Kukín’ rompería palitos con los blanquiazules y volvería al Sport Boys.

No pasó mucho tiempo para que regrese al exterior, esta vez al Atlético Paranaense de Brasil junto al ‘Murciélago’ Abel Lobatón, por aquel entonces futbolista seleccionable para el Perú, al igual que Carlos Flores. Tanto así que aquel tristemente recordado 0 a 1 en Lima ante Colombia por Eliminatorias a Japón-Corea 2002, los cambios para buscar el empate son precisamente de aquellos dos futbolistas y en aquella oportunidad, ‘Kukín’ haría una asistencia fenomenal para Claudio Pizarro pero el ariete del Bayern Munich la mandaría a los cielos. Son tradiciones (?). Tras aquella actuación, la ‘Perla Rosada’ parecía haberse ganado el titularato ante Uruguay en el mítico Centenario pero días más tarde, se anunciaría su lesión y baja del ‘Equipo de todos que ahora no lo es tanto‘ por un resbalón en la ducha. Ése también era ‘Kukín’.

Llegaría el año 2001 y el Sport Boys, clasificado a la Copa Libertadores, volvería a contar con Carlos Flores, solo en la previa porque el torneo extrañamente no lo jugó, y sorprendiendo a propios y extraños, conseguiría fichar ese mismo año por el Belgrano de Córdoba, tal y como lo hiciera también Eddy Carazas, recordado por aquel gol a Argentina en Bolivia 1997 y por formar parte del plantel que se comió siete ante Brasil en el mismo torneo. Brasil, te digo que se siente (?), pero ésa es otra historia.

Al año siguiente retornaría al Perú para vestir la camiseta del Juan Aurich y empezar así su tour por diversos equipos del fútbol peruano tales como Unión Huaral y Sport Huancayo, y que incluyó además otros dos regresos al Sport Boys entre los años 2002 y 2004. También fue el fichaje estrella del, por aquel entonces, equipo rico de la Segunda División, el Villa del Mar. Transferencia muy recordada puesto que por aquella época, David Beckham llegaba al Real Madrid y vestía la número 23. Número elegido también por ‘Kukín’. Así siempre fue.

Las malas juntas

Las malas juntas (?)

Para el año 2005, el Pepe Basualdo lo traería nuevamente a la U y pese a todo lo rimbombante que fue la prensa con su fichaje, no llegó nunca a cuajar, además que fue un muy mal año para la tienda crema.  Siendo así que durante el 2006, se encontraba sin equipo y empezó a creerse lo peor, no por el jugador, sino por la persona. Sin embargo, después de un breve paso por el Sport Ancash y que significó su primera vez en aquel club, era fichado al año siguiente por el Deportivo Pereyra de Colombia gracias a la recomendación del ‘Peinadito’ Ospina, pero prontamente regresaba al Sport Boys que pasaba su peor crisis institucional y que terminó con el descenso. Es menester señalar que el tramo final de la funesta campaña rosada, no fue disputada por el inenarrable ‘Kukín’, quien andaba defendiendo las sedas del Sport Ancash que para aquel año, disputaba la Copa Sudamericana. En el partido de locales ante el Ñublense de Chile, por la primera llave, sería estrella y convertiría un gran gol, recibiendo desde mediacancha e impregnando a su juego una velocidad inusitada para abrir todo el pie y definir por debajo del arquero. Qué Neymar contra Camerún, ni ocho cuartos (?) eso ya lo había hecho ‘Kukín’ y lo celebró con todos. Con la gente del Ancash y con los que queríamos verlo bien por lo bien que podía jugar. En la ronda siguiente, enfrentarían al Palmeiras de Denilson y serían eliminados tras haber empatado a cero goles en Lima, debido a que por capacidad del estadio no pudieron aprovechar la altura de su localía. En aquel partido, ‘Kukín’ lo haría decentemente bien. Centros temibles al área y derroche de técnica cada vez que participaba pero el campeonato para él terminaba ahí.

Un año más tarde, sería desempolvado por ‘Chalaca’ Gonzales y llevado al CNI que peleaba la baja en el año 2009. Grandes actuaciones de ‘Kukín’ permitirían al equipo de Iquitos quedarse en la máxima división y cuando todo era felicidad, aparecería protagonizando un extraño evento que involucraba fantasmas y un Carlitos en estado deplorable. Siempre ‘Kukín’.

Para el año 2010 retornaba al club de sus amores en su vuelta al fútbol de la Primera División pero fue el menos recordado y dos años más tarde sería nuevamente resucitado para evitar que Cobresol descienda pero la realidad, el cuerpo, el espíritu y las ganas ya no le daban para absolutamente nada.

Actualmente, dos años después de haberlo visto en una cancha por última vez, Carlos Flores vuelve a las portadas por un triste suceso. Queda claro que él eligió vivir así y por eso no hay dramas pero nosotros elegimos recordarlo por lo que hizo en una cancha, y tampoco debe haber dramas por eso.

Así como el fútbol, la vida también da siempre otra oportunidad

El fútbol siempre más generoso que la vida misma

Compartir:
Sin Comentarios

Sorry, the comment form is closed at this time.

Califica este post

Abogado. Si algún día deciden mandarnos en cana, ahí estará Daniel para salvarnos el pellejo. Habitué en los posts sobre el descentralizado peruano. Sobrevivió al primer gobierno de Alan García y vivió para contarlo. Es otro con alto conocimiento pornístico y su sueño es envejecer poniéndola como Ron Jeremy. Le dio “me gusta” a absolutamente todas las fotos de Rocío Miranda, claramente, fanático del voley (?).

danielaliaga@pasedeldesprecio.com