a
InicioDestacadoEn defensa de el Zorrito

En defensa de el Zorrito

En defensa de el Zorrito

¿Qué es lo que se te viene la mente al oír el nombre “Wilmer Aguirre”? Aparte de bloopers y mentadas de madre (?), o que ahora sufrimos de un calor de mierda por tantos huecos que le hizo a la capa de ozono con sus disparos fallidos (?) Por ahí el partido que le hizo a Estudiantes de la Plata tal vez el único recuerdo bueno que podrías evocar. Pero no, amigo consumidor de humo e̶n̶ ̶t̶o̶d̶o̶ ̶e̶l̶ ̶s̶e̶n̶t̶i̶d̶o̶ ̶d̶e̶ ̶l̶a̶ ̶p̶a̶l̶a̶b̶r̶a̶ (?), el “zorrito” tiene muchos más instantes felices, incluso campeonatos en su haber, pero la prensa prefirió venderte la imagen del tipo que erraba siempre, a la de un jugador que a pesar de sus limitaciones siempre se dio íntegro y nunca tuvo escándalos fuera de las canchas (cosa que de por sí ya es muy insólito ver en nuestro fútbol perucho). Así que bueno, sin más introducción y antes que pienses que soy su representante (?) te mostraré la carrera futbolística de “el rasho”.

      El mejor episodio de la Rosa de Guadalupe

Comencemos por el comienzo –Puma Carranza mode on-. Wilmer debutó en Alianza el 2001 con 17 años, a partir de ahí alternó solo en un par de partidos en el plantel que a fin de año salió campeón, con lo que obtendría su primer campeonato como futbolista profesional. En el 2003-2004 obtuvo un bicampeonato con la blanquiazul. Fue titular con Jefferson Farfán en la delantera, ambos ya con más rodaje fueron claves para la obtención del Bi y̶ ̶n̶o̶ ̶h̶a̶b̶l̶a̶m̶o̶s̶ ̶d̶e̶ ̶M̶i̶c̶h̶e̶l̶l̶e̶. En el 2006 cumplió otra gran temporada, volvió a ser figura y emigró a mediados de año al Metz de Francia de la segunda divisón, dejando al club victoriano encaminado a otro título. Hasta aquí con 23 años, el zorrito ya contaba con 4 campeonatos nacionales en su haber. Not bad. En el 2007 consiguió el ascenso a la primera división francesa con destacadas actuaciones, lo que le permitió ser convocado a la selección nacional.

                                                                Aún recuerdo cuando Perú daba miedo (?)

 

Desafortunadamente se le acabó el agua mágica de Bugs Bunny (?) y al año siguiente bajó su rendimiento. Lejos de pensar quedarse en el extranjero, volvió al club de sus amores que aquella temporada peleaba los últimos lugares del torneo. Regresó a “salvar” al equipo de la temida baja. Y fue así: marcó 18 goles (su año más goleador), incluso anotó en un clásico en el Monumental. Pero apuesto que tú, amigo lector, más recuerdas el gol que falló debajo del arco contra Alianza Atlético. Sí, ese donde Kieffer gritaba como si le hubieran puesto un palo con púas en el asiento.

 

El día que a Kieffer lo agarró el pelado de Brazzers en vivo

En la recordada Copa Libertadores 2010 no solo le hizo un hat-trick al entonces campeón de América, si no jugó bien en TODOS los partidos y fue vital para el equipo. Los relatores de Fox quedaron tan fascinados que hasta lo comparaban con Caniggia y Messi (Pasó el staff de PDD y les gritó “fumones”). No pasó mucho para que lo llamaran del extranjero: se fue al San Luis de México, donde jugó 3 años. Tuvo altas y bajas, pero su irregularidad nuevamente lo obligó volver a Alianza en el 2013. Aquella campaña bajó demasiado su rendimiento, su puntería estuvo peor que nunca y comenzó a perderse goles increíbles. Recuerdo mucho ese año porque dejé el alcohol y los cigarros, ya que Aguirre solo estaba que me cagaba el hígado (?)

   “Why always me”

 

Para el 2014 lo mandaron a la banda derecha, a hacer de volante lateral. A pesar de sus limitaciones, cumplía tácticamente con el recorrido y se dio integro como siempre. Alianza ganó a mitad de año el TDI, otro trofeo más para Z-15.

Después de aquel último aceptable torneo, no ha vuelto a mostrar su mejor nivel. Tuvo un paso corto por México nuevamente, Defensor la Bocana en Perú y actualmente en Melgar de Arequipa, donde espera volver a brillar en el extranjero (?)

Y bien, eso fue lo mejor de la carrera de Wilmer Aguirre, un jugador poco valorado. Ojo, no digo que sea un crack, ni una estrella, ni mucho menos ídolo. Si hubiera aprendido a definir tal vez lo hubiera sido, y, quién sabe, pudo haber destacado muchísimo más. Si le hubieran enseñado a centrar, hasta de defensa lateral estaría jugando. Pero todo queda en suposiciones. A pesar de eso, con todo y tus errores, yo te tengo cariño, zorrito. No te recuerdo solo por el partido ante Estudiantes, sino porque siempre sudaste la camiseta blanquiazul que tanto quieres, que te digan cualquier cosa menos “pecho frío”. Como declaraste alguna vez “Puedo perderme goles, pero nunca la entrega”. Yo te reconozco eso.

    Messi, el Aguirre blanco

Comentarios

Compartir:
Califica este post
Autor

<p>Cuando descubrió que tenía talento para trolear comenzó a robar con eso. Refugiado de Twitter y altanero del teclado. Su llegada a esta web se hizo por Ali Baba (?).</p>

jp@pasedeldesprecio.com

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.