a
InicioDestacadoEl caso Lopetegui

El caso Lopetegui

El caso Lopetegui

Impensado. Por donde se lo vea. Lo ocurrido es un despropósito, un disparate. Aunque parezca, no tiene ni pies ni cabeza. A pocas horas de que empiece la Copa del Mundo y a pocas horas más del debut de España, claro candidato a llevarse el trofeo, su seleccionador Julen Lopetegui, es anunciado como nueva entrenador del Real Madrid. Puteríos como este es lo que nos heredaron como cultura cuando nos colonizaron, joder.

España, hace muchos años ya, decidió imponer un estilo de juego y sostenerlo, ha tenido entrenadores de diferentes escuelas y convicciones, pero que han sabido llevar al grupo humano, potenciar lo deportivo y capitalizar los recursos que tienen a mano. Luis Aragonés y Vicente del Bosque construyeron la gloria con su selección, a nivel continente y mundo. Luego de consagrarse campeones en Sudáfrica, el equipo sufrió un bajón natural y comprensible. Han ido dejando la selección hombres fundamentales en los logros conseguidos: Casillas, Puyol, Senna, Xavi, Villa, etc.

Entonces, llegó Julen Lopetegui para reinventar y renovar la ilusión de sus jugadores y aficionados. Refrescó al equipo y hubo una mejoría notoria. Dirigió 20 partido, ganó 14 y empató 6. Además, su equipo consiguió 61 goles y sólo recibió 13. Números impecables. Después del fiasco de Brasil, eliminados en fase de grupos y de una Euro discreta, pasando de grupo sin lucir y eliminados por Italia, Lopetegui consiguió devolverle a la Furia Roja el lugar de candidato a ganar la Copa del Mundo.

(?)

La lista de convocados al Mundial de Rusia generó algunas dudas y críticas entre hinchas y periodistas, pero había poco que reclamarle al entrenador que había logrado los números antes mencionados. Así, con perfil bajo y la consigna clara de ganar la Copa, llegaron a la moderna y emergente ciudad de Krasnodar. Nadie podía adivinar lo que pasaría. Buen ambiente, jugadores en excelente nivel y un camino relativamente cómodo a instancias finales. A lo lejos, una vieja radio en la concentración, presagiaba lo que estaba por venir. Raphael les cantaba: Escándalo, es un escándalo.

Explotó en todo el planeta la noticia. Julen Lopetegui anunciado como nuevo entrenador del Real Madrid. Piqué pedía soberanía, Ramos se relamía, Busquets lloraba, Isco, Asensio y Vásquez agradecían, Sergi Roberto entendía, De Gea y Thiago preparaban su llegada a Madrid y Shakira rabiosa (?).  Quien realmente saboreaba esta noticia es Florentino Pérez, demostrándole al mundo que el Real Madrid está por encima de todo. Por otro lado, Luis Rubiales, presidente de la Federación Española de Fútbol, se sacaba el cuchillo de la espalda y preparaba su respuesta. Como dato adicional, hace sólo unos días, Julen, había renovado su contrato con la selección.

Un día más en la vida de Florentino Pérez

La máxima autoridad del fútbol español, Rubiales, no Florentino, vale aclarar, dio una conferencia de prensa en la que se mostró bastante lúcido y honesto, sin poder disfrazar del todo bien su malestar, pero guardando las formas y poniendo el respeto por encima de su enojo. Lo importante es que se mostró firme y convencido de su decisión. Argumentó que, si bien es una decisión muy compleja en el peor momento posible, su responsabilidad es representar los intereses de la Federación y que no podía permitir que las cosas se hagan a espaldas de la misma Federación y se haga un anuncio de esta relevancia a pocos días de empezar el camino hacia el objetivo más importante para el equipo más importante de su país. “Los valores de la Federación, los pone la Federación”, concluyó el Presidente.

El elegido para suceder a Lopetegui es un viejo conocido de la selección y también del Real Madrid, Fernando Hierro, quien ya estaba trabajando como Director Deportivo de la selección. Tanto él como Rubiales reconocen lo difícil que es asumir el puesto de seleccionador a dos días del partido con Portugal. El ex capitán de la selección hizo gala en su conferencia de toda su experiencia, liderazgo y camerino, apaciguando a los periodistas, mostrándose relajado y a gusto, respondiendo a todas las preguntas y permitiéndose bromear incluso.

A todo esto, es imposible no añadir que España es una nación que vive dividida por las creencias y posturas enemistadas de sus diferentes regiones. Cualquier asunto parece oportuno para que unos y otros se afiancen en sus bandos y se genere más distancia entre ellos. Todo es argumento para empoderarse y separarse. Hay esfuerzos importantes de la Federación y Unidad Técnica, así como cooperación de los jugadores, para evitar que estos temas influyan o perjudiquen de manera alguna, la interna de la Furia Roja. Pero hay que considerar que ya no son tiempos de Puyol o Xavi y Casillas, líderes de Barcelona y Madrid, prudentes que manejaban con criterio y diplomacia las diferencias. Estamos en tiempos de Piqué y Ramos, líderes incendiarios si los hay. Cada uno a muerte con su bando. Piqué ha dado un mensaje alentador, con mucha altura y claridad, afirmando que están para ser campeones. Tiempos difíciles para España.

Un seleccionador es la cabeza visible de un grupo humano. El líder de una delegación. Como tal, es el abanderado de un país, en este caso, en lo respectivo al fútbol en la competencia más importante que hay. Se espera que sea el más convencido, enfocado y racional del grupo. Es por lo menos desalentador, que el entrenador, recién renovado, haya decidido dejar el cargo y más por un proyecto tan importante como es el Real Madrid. Más cuando hay intereses involucrados y jugadores que serían suyos y otros que serían rivales en un mes. Es difícil entender cómo quien es encargado de mantener al grupo unido, priorizando el colectivo por sobre todas las cosas, hay antepuesto su propio bienestar y futuro. Es comprensible que uno caiga ante tentaciones, más si son así de atractivas, pero no deja de ser cuestionable, desde lo ético y del criterio sobre todo. “Aunque sea por millones, con la Patria no se juega”, escribió Caparrós.

Seguro, mano?

Saltan muchas dudas alrededor del tema. ¿Era necesario anunciarlo en ese momento? ¿Qué busca el Real Madrid al hacerlo a días de que su selección inicie la jornada mundialista? ¿Quién es el culpable de esta adversidad? ¿Quién pone en ridículo a la Federación España frente al mundo? ¿Qué creyó Lopetegui que sucedería? ¿Se apresuró Rubiales? ¿Hay posible decisión correcta? Opiniones divididas, mucha polémica y debate jugoso.

Será fundamental cómo maneje Hierro al equipo y cómo pone su sello. Los referentes tienen una tarea descomunal por delante. Cuentan con un grupo de los más talentosos de la Copa y tienen todo para salir delante de este contratiempo y conseguir su objetivo. Finalmente, será el resultado quien defina si las decisiones fueron correctas. Lo que está claro es que el futuro será, como siempre es, injusto con algún protagonista.

Compartir:
Sin Comentarios

Deja un comentario

Califica este post

Comunicador social. La cigueña lo dejó en la puerta de la redacción de Pase Del Desprecio. En realidad no sabemos con exactitud si fue cigueña o terodáctilo, pero no importa (?). Tuvo el agrado de lesionar a El Pelusa en una pichanga y Pablo García lo llamó para felicitarlo (?).

jonas@pasedeldesprecio.com