a
InicioDestacadoConociendo al DeTé: Hoy – Lambertus van Marwijk

Conociendo al DeTé: Hoy – Lambertus van Marwijk

Conociendo al DeTé: Hoy – Lambertus van Marwijk

Lambertus van Marwijk. Bert para los patas. El deté actual de Australia ha tenido una ruta curiosa para llegar al Mundial. Y probablemente la trayectoria de Bert nos diga algo del equipo que menos nos importa saber de cara para nuestra presentación en Rusia. Los conozco. Solo les importa Francia y, a algunos pocos, Dinamarca; nadie quiere pensar en Australia.

Lambertus, creo que ya sé porque quiere que le llamen Bert, fue un jugador de fútbol algo promedio. Tan promedio que no he encontrado qué tipo de jugador era después de una búsqueda intensa de su carrera. Lo que sí sé es que jugaba de mediocampista y después se volvió delantero. Debutó en el Go Ahead Eagles, que, para serles sincero, es uno de los nombres más ridículos para un club. Es como si aquí le pusiéramos a un equipo cusqueño el “Sí Se Puede Condors”. Para después de 5 temporadas pasar al AZ Alkmaar, equipo en donde ganaría su única copa como jugador, sería una Copa Holandesa (que es KNVB Cup porsiaca y que es viejaza. Está desde 1898).

Es el de la derecha

Después de unas tres temporadas en el AZ Alkmaar, el buen Bert llegaría a MVV Maastricht donde pasaría casi el resto de su carrera. 8 temporadas después pasaría al Fortuna Sittard para estar solo un rato y recalar en Bélgica, más precisamente, en el FC Assent de la Segunda. Ahí se daría cuenta que no daba para más como futbolista y comenzaría la parte chévere de su carrera. Ser deté.

Antes de que agarrara a un equipo por su cuenta, Bert, tendría que ganarse un nombre por clubes de más bajo perfil. No todos son Jayos. 10 años después de retirarse, conseguiría su primer equipo, el Fortuna Sittard, el mismo por dónde había estado como jugador. Al Fortuna lo llevaría a una final de la KNVB Cup en el 99 y le daría el plus en su carrera para dirigir a un grande de Holanda: el Feyenoord. Aunque del Fortuna no solo se llevaría la experiencia de su primer equipo, sino que también se ganaría con la fortuna de conocer a su futuro yerno: Mark Van Bommel.

En el Feyenoord lograría la gloria. Ya que un par de años después de agarrar al club lo llevaría a ganar la Copa UEFA, copa que no ganaba desde el 74. Es más, ese es el único título internacional de un club holandés en todo el siglo XXI. En la final se enfrentó al Borussia Dortmund que, un par de años después, se lo jaló para sus filas.

Un técnico de procesos

En el Dortmund deambularía por la mitad de la tabla, como Melgar antes de que le cayera la plata de Méjico, y regresaría al Feyenoord por una temporada, donde también lo dejaría por la mitad de la tabla. Ahí fue donde agarraría el reto más grande que ha tenido hasta ahora: la selección de su país.

Y con Holanda sí la haría linda. Con Bert en el banco, Holanda haría récord perfecto en su camino al Mundial del 2010 y, como ya todos saben, lo llevaría a su tercera final. Pero ni Bert pudo romper la suerte de Holanda en finales mundialistas. Y, curiosamente, su yerno fue un jugador determinante en ese equipo. O sea, como Lemos, pero a la inversa. Lo que lo terminó sacando a Bert de la selección fue su paupérrima Eurocopa 2012. Hizo cero puntos y lo botaron.

Después de tomarse un año sabático, chaparía las riendas del Hamburgo, pero ese Hamburgo sin Guerrero ya estaba en una espiral en la que Bert caería para solo durar media temporada, después de haber perdido 10 partidos de 17 jugados. Lo que lo llevaría, después de otro año sin tener equipo, a su camino a Rusia.

Dos cabezazos en el área siempre es gol

Arabia Saudita era su vehículo. Un vehículo que lo pimpeó bien. Con nombre conocidazos como Otayf, Al Shahrani y Al Sahlawi. Todos cracks. Esa Arabia Saudita pasó tranqui la primera etapa de su clasificatoria con 6 victorias y 2 empates. En la segunda etapa de la clasificatoria se vería con el equipo que hoy dirige: Australia. Aunque le ganó la pulseada y se quedó segundo en el grupo, relegando a Australia al repechaje.

Después de haber llevado a Arabia Saudita directamente al Mundial, la federación le quiso renovar el contrato, y como seguro ya saben, los sauditas, siendo tan relajados como siempre le quisieron imponer unas tantas restricciones. La principal siendo que el buen Bert viviera en el país. ¿Quién no quisiera vivir en Arabia Saudita? Bueno, al parecer Bert. Porque, acto seguido, renunciaría y sería suplantado por Bauza, que después sería suplantado por Pizzi.

– “Quédate”- “No, ahí nomás compare, gracias”

Lo que nos lleva a Australia. Verán, Postecoglou, ex deté de los Socceroos, mandó todo al carajo después de clasificar a Australia al Mundial. Al parecer no soportaba la presión de la barra de occidente australiana. Ahí es donde Bert ganó la posta y la FFA lo eligió como su deté. Y de arranque dijo que haría las cosas a su manera y de que busca pasar la primera fase.

Y ese es Bert van Marwijk, Lambertus para los enemigos, un deté poco constante pero probado, un caballero de la corte holandesa, y, lo más importante de todo, un técnico con muy poco tiempo para trabajar con Australia, por más de que le gustaría tener un juego a pura posesión. Lo cual es la mejor ventaja para nosotros.

Redacción: Daniel Sánchez Peralta.

Compartir:
Sin Comentarios

Sorry, the comment form is closed at this time.

Califica este post

admin@pasedeldesprecio.com