a
InicioDestacadoConociendo al DeTé: Hoy – Åge Fridtjof Hareide

Conociendo al DeTé: Hoy – Åge Fridtjof Hareide

Conociendo al DeTé: Hoy – Åge Fridtjof Hareide

Åge Fridtjof Hareide. Un tipo ofensivamente escandinavo y el deté de nuestro primer rival en el Mundial. Hace unos días le dio una entrevista a Diego Rebagliati. Entrevista en la que Rebagliati, con un inglés lo suficientemente bueno para comunicarse, pero no tan bueno como para aparecer en blankitos out of context, le sacó elogios para toda la selección. Elogios que bien podrían ser regresados hacía él. Por una carrera que, como veremos, es bien nutrida.

Age, le llamaré Age no más porque no planeo descargar el diccionario noruego solamente para escribir bien su primer nombre, era, como casi todos los detés, un ex jugador. Este ex-jugador era un central recio. De esos antiguos que te dejaban el tobillo hinchado y la boca ensangrentada. Eso lo llevó a jugar en el Hødd de Noruega, porque para esto Age es noruego. Aunque, con el Hodd (en serio, no me descargaré el diccionario) y, a comienzos de su carrera, Age se fue a la B. Posteriormente, ya sin el Hodd, regresaría a primera, esta vez vistiendo las sedas del Molde. Donde volvería a la B. Probablemente sea por puto y por cagón. Para esto, el Molde era poco menos que un ascensor. Age, con el Molde, volvió a ascender y a descender una vez más antes de irse a Inglaterra.

Y es que Age era de los centrales que atraían a los ingleses en esas épocas. Recaló en el Manchester City (cuando todavía era un club chévere de barrio y no el club del cual tu amigo el posero es hincha) en el 81 y se quedó un par de temporadas ahí. Terminó yendo al Norwich City en donde jugaría mucho más que en el City, aunque también duró un par de temporadas no más.

Regresaría a su Molde querido, en donde ya había estado 7 temporadas, para cerrar su carrera. Para esto ya había sido convocado a su selección unas 50 veces. Aunque, antes de retirarse como jugador, sacaría un “Checho” de la galera y sería el jugador-entrenador del Molde por un par de temporadas. Después de retirarse en el 87 se quedó por un par de temporadas más hasta que lo cesaron y lo volvieran a contratan dos años después. En ese segundo periodo le daría su primera copa en toda su historia al Molde.

Se lo jalaría el Helsingborgs sueco y en una temporada lo sacaría campeón de la liga. Lo raro es que solo duraría una temporada en el Helsingborgs. Después Age iría a Dinamarca a dirigir al Brondby para, otra vez, sacar campeón nacional a otro equipo. Aunque, por lo menos, con el Brondby se quedaría un par de años, pero regresaría a Noruega para dirigir al Rosenborg. Y, otra vez, volvería a sacar a otro equipo campeón nacional con el agregado que en el mismo año también lo sacaría campeón de la copa. Lo que lo convertiría en el único deté en salir campeón en los tres países escandinavos: Dinamarca, Noruega y Suecia. Les dije que era ofensivamente escandinavo. Probablemente su pasatiempo favorito sea pagar impuestos y su comida favorita sea algún tipo de tiburón congelado.

Después de demostrar ser una reencarnación escandinava de Marcos Calderón, la selección Noruega parecía el futuro inminente y, en el 2004, terminaría ocurriendo. Age, con esa Noruega, estaría cerca de llevarla al Mundial del 2006 en donde perdió por repechaje ante la República Checa. Tampoco pudo entrar a la Euro 2008 en donde se quedó a un punto de Grecia y Turquía. Para esto el equipo noruego ya estaba en caída libre en el 2008 y en todo ese año no pudo ganar un partido. Una situación que no daba para más y que terminaría en la salida de Age.

Age volvería a dirigir después de medio año al Örgryte IS pero solo duraría media temporada. Aunque, como Age todavía no se sentía lo suficientemente escandinavo, decidió dirigir 3 temporadas al Viking FK. Increíblemente no ganaría nada. Volvería al Helsingborgs media temporada más, pero sin los éxitos del pasado. Hasta que se tomaría un año en recuperar su mojo.

El Malmö FF le devolvería la sonrisa a Age. De la mano de Yotún y 10 más, Age volvería a ganar una liga. Y, del Malmo, llegaría a la selección danesa, la parte que realmente nos interesa. Agarró al equipo danés después de que este no clasificara a la Eurocopa del 2016, que es un lugar poco común para los daneses, y cayó al grupo E de las Clasificatorias en donde tendría en sus mayores rivales a Polonia y a Montenegro. Con un equipo que comenzaba golpeado y terminaría fortalecido, quedaría segundo por detrás de Polonia. El segundo lugar le permitiría jugar el repechaje contra Irlanda. Y, en sus partidos contra Irlanda, Age empezó a demostrar una de sus facetas conocidas: sus juegos mentales.

Age dijo, dos días previos al partido contra Irlanda, que le iba a regalar el balón al rival porque sabía que Irlanda no tenía un buen juego ofensivo y así iba evitar encontrarse con la mejor virtud irlandesa, la defensa cercana al arco. Dicho y hecho, Dinamarca iría a Irlanda a aprovecharse de los espacios y a meterle 5.

Y no solamente ha jugado mentalmente con Irlanda. Hace ya un tiempo declaró que no creía en Francia, que no eran nada especial, que necesitan jugar como un equipo. Lo curioso es que en Dinamarca destacan tan fuerte dos individualidades (Eriksen y Pione Sisto) que uno pensaría en que no debería tirarle rocas a otras casas de vidrios. Pero, si se preguntan porque Age tentaría su suerte de esa manera contra Francia, al tipo le gusta estar metido en la cabeza sus jugadores, y si se puede meter en la cabeza de otros jugadores, pues mejor.

Probablemente también se haya metido con nosotros. Parecía curioso que en esa entrevista con Rebagliati, todo fuera maravillas para con Perú. En especial de tu tipo como Age que no tiene miedo de decirle sus debilidades al rival en público. Tal vez sea porque lo estaba entrevistando un medio peruano o tal vez sea porque nos quiso subir los humos. Porque si algún problema puede tener un equipo en una nueva etapa de grandeza es cómo manejar esa grandeza.

Compartir:
Sin Comentarios

Deja un comentario

Califica este post

fastydanny@gmail.com